lingua

  • Italiano
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Русский

titolo

Musei

La collezione permanente appartenuta a Davide Lajolo, presenta 100 opere di pittura, scultura e grafica di artisti contemporanei (tra cui Renato Guttuso, Aligi Sassu, Antonio Ligabue, Carlo Carrà), collocate in alcune sale dello storico Palazzo Crova. Il palazzo ospita anche il Museo del Gusto, un viaggio alla scoperta del gusto, della storia dei cibi, dei personaggi  e dei prodotti tipici attraverso suggestioni multimediali.

 

La Fondazione Guglielminetti, situata al piano terreno di Palazzo Alfieri, ospita un fitto calendario di mostre temporanee. Nel percorso espositivo permanente, inaugurato nel 2016 nei locali ipogei di Palazzo Alfieri, sono rappresentati nella collezione di scultura e scenografia cinquant’anni di attività del grande artista astigiano.

 

Qui nacque il grande trageda astigiano Vittorio Alfieri il 16 gennaio 1749. Il palazzo pervenne alla sua famiglia nel XVII secolo e fu “ammodernato” intorno al 1736 dall'architetto Benedetto Alfieri (cugino di Vittorio). Oltre il piccolo atrio, vi è un cortile trapezoidale, di forte impatto scenografico che, sulla sinistra, si apre verso il giardino nel quale svetta il platano del 1849. Il piano nobile comprende gli appartamenti e la camera natale di Vittorio Alfieri, che visse in questa casa solo fino all'età di cinque anni. Il palazzo ospita la Fondazione Centro Studi Alfieriani e il Museo Alfieriano.

 

Fu portato alle forme attuali nel 1754 dal conte Gabuti di Bistagno che lo aveva acquistato l'anno precedente, modificando le preesistenti strutture medioevali, su disegno di Benedetto Alfieri. La facciata presenta la centralità tipica alfieriana con il bel portone sovrastato dal balcone. Il Museo del Risorgimento presenta cimeli, opere pittoriche, bandiere, armi e monete del periodo 1797 – 1870, frutto di donazioni di famiglie astigiane. Dalle sale, dotate di supporti multimediali, si scende al rifugio antiaereo della II Guerra Mondiale dove una toccante proiezione ripercorre le vicende astigiane del periodo. Dal 2016 è visitabile anche il Museo della Divisione Italiana Partigiana Garibaldi che raccoglie cimeli inestimabili precedentemente custoditi a Firenze e Roma.

 

E’ uno dei simboli della città. Alta 44m è la più alta torre medioevale del Piemonte. E’ l’unica torre visitabile della città: la scala interna in legno con i suoi 199 scalini permette di salire fino al piano dei merli e di godere una splendida visione del centro storico e delle colline circostanti.

L'area museale è caratterizzata da una pregiata collezione di pezzi autentici che documentano la vita di uno dei pionieri dell'industria conserviera Francesco Cirio. E’ illustrata la storia della sua attività di promozione e commercializzazione dei prodotti e il packaging: libri, diari, ricettari, opuscoli agende, listini ed etichette delle varie epoche.

 

El Museo alojado en las salas del Palacio Mazzola (siglo XIV), sede del Archivo Histórico, ilustra los momentos más significativos de la historia de Asti y de su Palio. Junto a los documentos nunca expuestos al público, se pueden admirar manifiestos y carteleras de época, antiguos paños de adorno del Palio y utilizar estaciones multimediales con ahondamientos y imagenes sugestivos. 

El complejo en el corazón de Asti que fue en los años pasados la morada de la familia “Ponte di Lombriasco”, luego “Cotti di Ceres” y ahora “Gazelli di Rossana”, comprende el palacio reestructurado en la mitad del siglo XVIII con el proyecto de Benedetto Alfieri (incluyendo la torre medieval) y el palacio contiguo, de origen medieval también, reestructurado en la mitad del siglo XIX por el arquitecto Valessina, según la tipología edilicia de la “casa da reddito”, contenente, en los patios, las pertinencias rústicas.  

Durante la visita es posible admirar la parte del complejo destinada a bodegas para la vinificación y los dos patios internos. 

 

El museo expone testimonios de la elaboración del vino y de la vida en las antiguas granjas del Piamonte (entre los objetos expuestos hay prensas del siglo XVII y XVIII) junto a una rica colección de reproducciones y raras etiquetas desde el siglo XVII hasta hoy.

 

La colección donada por Franco Montanari está situada de momento en el Palacio Municipal y conserva pinturas y esculturas de artistas contemporáneos italianos y extranjeros (Renato Guttuso, Giorgio Morandi, Osvaldo Licini, Modigliani, Marc Chagall). 

 

El museo, situado en un precioso palacio de las antiguas cárceres, conserva obras donadas por parte de artistas muy famosos como Enrico Paulucci, Simone Benetton, Bruno Martinazzi y es un lugar expositivo para muchas muestras durante el año. 

 

Conserva preciosos objetos sacros como por ejemplo vestiduras litúrgicas y estatuas leñosas de las parroquías de Costigliole d’Asti que pertenecen a las Cofradías de San Gerolamo y de la Misericordia.

 

El museo expone material recogido durante los viajes de los misioneros en Patagonia, América Central, Oriente Medio y Lejano. 

 

El museo expone instrumentos y objetos comunes relacionados con la cultura campesina de la zona. 

 

El parque y la torre hospedan un recorrido del museo dedicado a la extraordinaria figura del conde de San Robert. El visitante tiene la posibilidad de descubrir la vida y el significado de las obras del Conde a través de sus estudios y precursores de teorias modernas (balística, artillería, mecánica, hipsometría, termodinámica) y descubrir sus intereses también (botánica y entomología).

 

El Museo narra junto a la historia de una ciudad y de una región, un verdadero viaje en más de 150 años de vocación enológica italiana. Realizado con un proyecto de Eugenio Guglielminetti, ha sido diseñado de manera que pudiera ser aplazado y transformado en el tiempo y es dotado de suportes modernos multimediales entre los cuales seis pantallas que proyectan películas en más idiomas. 

 

La Sug@R(T)_house ofrece muchas excursiones en las dos plantas del museo y se propone a los visitantes, a los coleccionistas de sobres de azucar, a los estudiantes y a la gente curiosa como un lugar que cambia constantemente, abierto a las colaboraciones con otros museos y capaz de acentuar y producir cultura. 

 

Inaugurado en el año 2010 lleva el nombre de la antiquísima iglesia de San Giovanni y es la primera área del Museo Diocesano de la Catedral. En el Spazio San Giovanni se pueden admirar preciosas obras como el coro arbolado gótico de la Catedral de Baldino da Surso (1477), platas y colgaduras, esculturas del siglo XIV y lápidas de obispos, el fresco de Gandolfino refigurante la “Madonna della Barca”. La visita conduce hacia la cripta del siglo VIII. De los cuatro capiteles los corintios se remontan al período de la reconstrucción de Asti por parte de Teodoro el Grande, mientras los otros son de la Edad Media (del siglo VIII al IX).

 

  

 

La Sinagoga de Asti tiene una simple fachada néoclasica y una entrada enmarcada por cuatro columnas que sostienen un fastigio con una inscripción augurante. Adentro, hay un espacio de tres naves, con tradicionales arcos. En la parte posterior del presbiterio el Aron o la Arca Santa, obra maestra hecha con ébano por el famoso Bonzanigo realizado en el 1809: es un armario de pared compuesto por ocho paneles esculpidos y dorados. Cada panel lleva un emblema diferente. En las habitaciones que una vez fueron parte del templo invernal, se puede visitar un pequeño museo en el cual están expuestos objetos litúrgicos y varias instrumentos que testimonian la presencia judía en Asti y el museo multimedial “Una finestra sulla storia”. 

 

Trasformado entre los años 1730 y 1751 por parte de Benedetto Alfieri, el Palacio guarda sus sontuosos internos en la primera planta con estucos, travesaños y decoraciones barrocas. Desde el año 1940 es la sede de la Pinacoteca cívica que además aloja pinturas del maestro de San Martino Alfieri (siglos XV-XVI), obras de Guglielmo Caccia, de Giancarlo Aliberti, una considerable sección de pintores genoveses del siglo VII con dos telas de Valerio Castello, las microesculturas de madera de G. M. Bonzanigo y una ingente colección de artistas piamonteses del siglo IX y del siglo X (Grosso, Delleani, Pittatore, Cagli, Guttuso ecc.). En la planta baja hay un espacio dedicado a las exposiciones provisorias y a las actividades educativas. 

En las sugestivas habitaciones y bodegas del palacio del siglo XVI, el cual fue la sede del monasterio de Jesús, el museo expone repertos fósiles muy importantes como la Balenottera de Valmontasca y la ballena “Tersilla” de San Marzanotto d’Asri y una rica colección de conchas fósiles. 

 

El museo se caracteriza por su doble función, como sitio arqueológico y sede del museo. El sitio arqueológico guarda los restos de cuatro iglesias (siglo VIII al siglo XVII), las cuales son partes del monasterio benedictino de San Anastasio, y la espléndida cripta románica. En el museo se pueden mirar los capiteles de piedra arenisca de la segunda iglesia románica de S. Anastasio (principios del siglo XII), capiteles, estantes, arcos cónicos esculpidos (siglos XIII-XV) de la desaparecida iglesia gótica de la Magdalena, elementos arquitectónicos y esculturales de la Edad Media (incluido el estupendo frontal de San Pedro Consavia) piedras cantonales y blasones de casas fuertes ciudadanos.     

 

Debajo del edificio habitado hay restos arqueológicos de una casa patricia. Muy interesante es la pavimentación donde hay por el centro un mosaico construido a través de la técnica del opus tesselatum junto con la del opus sectile delimitado por una cornisa con la forma de una espina de pescado más interior y una otra, más exterior, con motivo de trenza. El mosaico hecho con teselas blancas y negras es decorado con figuras geométricas en mármol de colores alternadas con figuras zoomorfas y plantas acuáticas. Allí cerca se puede ver la boca de un horno que alimentaba la calefacción doméstica a través de intersticios en los suelos (conocido como caleffación a “hipocausto”). En la superficie de una pared se pueden todavía mirar huellas de decoraciones antiguas la cuales una vez tenían que ser muy elaboradas.   

 

La arazzeria fue fundada por Ugo Scassa en el año 1957 en los locales restaurados de la antigua Cartuja de Valmanera. El laboratorio produce tapices realizados a través de una antiquísima técnica de alto lizo, pero los sujetos son cartones de los artistas contemporáneos más importantes (Casorati, De Chirico, Cagli, Klee, Mirò, Kandijnski y otros). El encuentro entre una técnica inmutada en los siglos y la sensibilidad moderna crea obras unicas y preciosas, muchas de las cuales están expuestas en las sedes más prestigiosas, mientras otras se pueden admirar en la galería museo después de haber observado el largo trabajo de las tejedoras en el laboratorio.